lunes, 31 de enero de 2011

Mi deseo

Me has llamado,
no te he escuchado,
soñaba con mi mayor deseo,
estaba dormida.

Te he llamado,
me has hablado,
mi deseo se había hecho realidad,
eras ya todo un titulado.

He pensado, llorado
y a la vez me he reido,
pues hoy por fin eres ya Licenciado.

sábado, 29 de enero de 2011

Miedo


Dueles como un puñal
clavado en las entrañas,
quemas como una hoguera de fuego vivo,
hablas cortando mis palabras
como el aire,
hieres con una fuerza que me mata.

Miedo, me causa miedo tu presencia,
ando con los pies despacio,
por si pudiera molestarte cuando llego,
y me callo por ahorrarte
las palabras de desprecio.

Miedo, me haces sentir tan asustada,
que daría mi vida por no verte
jamas a solas una madrugada.

jueves, 27 de enero de 2011

Con la mirada perdida


Me miraba,
sabiendo que la vida se le iba
por todas las costuras.
Esbozaba a menudo una sonrisa,
sin reirse de nada, como obligada.

Recordaba su vida a pedazos
sólo algunas cosas
y siempre las mismas,
su memoria también se le escapaba
por alguna parte.

Es ya mayor, y no quiere creerse,
que ha vivido una vida.

Ayer ella miraba mi juventud
añorando la suya,
esperando a poder verme mañana.

miércoles, 26 de enero de 2011

Sola


Sola, esperando que se abra la puerta,
sigilosa, sin hora fija.

Sola, mirando por la ventana
cada minuto, por si vienes,
atenta a tus pasos
a cada sonido que te traiga más cerca de mí.

Pasan los minutos como horas,
las horas como días, eternos, agotadores.

Pasa el tiempo, y la vida con él,
pero sin ti, sin tu presencia.

Sola, esperando, sin ti,
que vas y vienes, que me llenas de vida,
que me das todo, que me quieres.

martes, 25 de enero de 2011

De madrugada

Aun era de noche, cuando he salido a la calle,
no había nadie,
se respiraba soledad por las calles,
que la ciudad había puesto para mí.

El frío entraba por cualquier sitio,
mis ojos se cerraban, por el sueño.
He visto salir el sol, amanecer,
en un cielo despejado de nieblas, matutinas.

Era de noche, y la ciudad
se empezaba a despertar
casi para mí sola. Esta mañana.

domingo, 23 de enero de 2011

Sonidos de domingo


Sonidos estremecedores,
que traen recuerdos, que retumban,
en la noche, en la mañana.

Tambores, no de guerra
sino de pasión,
manos heridas,
parches abollados.

Mañanas de domingo,
y de ensayo a la vez,
redobles de baqueta,
toques de corneta,
golpes secos de maza.

No se puede explicar con más afecto
lo que siento esos instantes,
que es si acaso emoción, amor
o tal vez devoción, por escucharte.

sábado, 22 de enero de 2011

Personas


Pienso, rio, respiro, lloro,
y otra vez te miro.

Se hace un silencio.

Estás ahí como si nada, inmóvil,
mudo, ausente.

Pero estás.

Pensamos, dormimos, soñamos, vivimos.
Somos personas, nada más.

viernes, 21 de enero de 2011

Mi futuro parecido

Pienso en ti, como si fueras un proyecto,
un deseo, un premio al amor.

Pienso, en tus ojos, en tu carita,
en cuantas noches llorarás para tu madre.


Se que hoy sólo eres un sueño,
que no podría darte la vida que mereces,
pero sí todo el cariño.

Algún día serás verdad, y aprenderás a caminar,
crecerás y serás como nosotros.

Serías para siempre mi niño si existieras.

El Castillo


Me miraban sus piedras
como si de un peligro de trataran,
el camino de curvas me llevaba
a las puertas de un pedazo de historia.

Subí y entre los árboles,
podía verse un paisaje
nebuloso y a la vez soleado.

Vi torres, calabozos,
sus iglesias y sus patios.

Subí, miré, respiré aire,
cerré los ojos
y pensé en quedarme allí,
encerrada en el castillo de Loarre.

Respirando. Relajada.

Saludo inicial

Hoy me lanzo con este nuevo blog. Aviso que será literario.
Tenía ganas de escribir mis pensamientos, mis versos, mis cuentos y que alguien los leyera.
Puede parecer aburrido, pero la literatura entretiene.

Serán entradas cortas, en algunos casos, aunque dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno.
Hablaré de sentimientos, de imágenes, de cosas que pienso, de todo lo que se pueda expresar, de todo lo que escriba mi lápiz. O mejor dicho lo que escriban mis teclas.

Es un reto, como todas las cosas nuevas que empezamos a hacer en la vida, pero apuesto a que hay alguien a quien le guste la poesía, y me lea.