Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

El comienzo de todo

Imagen
Devolver la sonrisa que creía perdida,
robarme el sueño como un ladrón
que roba corazones allá donde para.

Eres esa persona  que creí que jamás volvería a tener,  ese compañero, ese amigo  que me hace temblar a deshora  en noches que nunca terminan. Echo de menos  tus palabras de aliento,  tus mentiras, que suenan a verdad,  esa manera que tienes  para hacerme olvidar.

La ayuda que nos damos  es tan mutua que yo no se vivir  sin dedicarte un minuto de mi vida  aunque sea para decirte que te cuides.
Quiero ver hoy tus ojos,
que me hable tu voz, en vez de hablarte yo,
que veas mi interior, que está vacío
y que lo llenes con tu vida
y hagas que mi vida comience de nuevo

A tu encuentro soñado

Imagen
Me miro en el espejo,  doy los últimos retoques a mi pelo unos brochazos suaves a mi rostro,  y unas gotas de perfume en el cuello que absorberás con el primer beso.

Suena el timbre, de largo, desde la soledad de un sexto piso, ¡y yo sin mis tacones! me murmuro, oigo tu voz decirme desde lejos  que me anhelan tus brazos.
Subo cinco centímetros mi altura abrigo mi cuerpo  y bajo presurosa hasta tu encuentro.

Cuando llego no estás, no me esperaste, ¡si solo fueron dos minutos! Mi mente se despierta en ese instante y ella solo me dice, que no han pasado minutos, que tú no estás abajo, ni yo llevo tacones.
Que yo estoy en mi cama, tu en la tuya alejado de mí y que todo era un sueño.
Abro os ojos, me miro, ella tiene razón, ¡qué lástima! me digo. Estoy sola, no hay nadie conmigo. Vuelvo a soñar, porque la vida es sueño.


Es a túa esa persona

Imagen
Es a túa esa persoa
que debuxa a miña mente
un sonrriso cada día
por ti vivo e sen ti morro.


Es a túa esa persoa pola que daría todo es ti  meu fillo, o meu amor
Eu quero estar ao teu lado para sempre e dicirte cada noite todo o que me fas sentir.
Mirar os teus ollos
bicar a túa boca sen final
e dormir a seu lado
como si non houbese mañá.

Cuando cae el sol

Imagen
Cuando bajaba el sol,
esperaba la hora de escribirte,
ese momento mágico del día
que me hacia vivir.

Yo decía que te quería, tu no sabías que contestar. Mi corazón moría de impaciencia, buscando una señal para latir.


En esas noches sin estrellas
en las que tantas cosas nos dijimos,
confundimos la amistad, con el cariño,
el cariño con pasión,
y nos hicimos un lío en la razón.

Cada palabra tuya me atraviesa, me confunde, me hace reír, me hace ser valorada. Ya no se sí me quieres, me amas, me sueñas, me engañas. Ya no se sí esperar, si escribir sí pensar. Sí reír o llorar.
Te daré sí me lo pides, mi vida,  mi cuerpo y mi razón,  y sí me dejas te haré temblar,  te dejaré sin aire.
Hoy me siento perdida,  buscando en mis recuerdos  todo lo que nos dijimos,  tratando de acortar cada distancia. 
Y espero un día más a que anochezca
para que me hagas sentir mujer
como nunca nadie lo hizo.