domingo, 20 de septiembre de 2015

Sabiduria derramada





Envuelta en un nervio, 
enfurecida y temblorosa, 
es un papel que asusta.

Las manos no me siguen,
las piernas se entumecen, 
mi cerebro se hiela.


Solo su voz me calma, 


el tiempo apenas vuela, 
yo no recuerdo nada.
Mi cuerpo se desvela, 

mi cabeza da vueltas, 
es tan solo un examen.


Papel en blanco y negro, 


tinta en las manos, 
sabiduría derramada.

Azahar de Levante

El aire huele a naranjas,  a la flor del azahar  a la sal del ancho mar,  a lluvia de primavera. Tus calles son esta noche ...