Entradas

Mostrando entradas de junio, 2016

Montaña de sal

En sal reconvertida,  por la desgana de vivir,  por un capricho.
Busco unos brazos,  unas palabras, tu compañía,  te busco sin saber por dónde.
Yo me borro la mente,  me pinto una sonrisa pongo  tacones a mis pies,  y si es caso me transformo.
Soy montaña de sal, dudosa,  pero por ti seré la roca fuerte  que no se desmorona cuesta abajo.

El beso de mi película.

Imagen
A veces, solo a veces, me resulta complejo 
ver un beso de esos que llaman 
a la lujuria, al deseo, al amor.

Lo acabo de ver y he llorado, 
he cerrado los ojos y llorado por dentro. 
Porque lo necesito sentir, de nuevo.

Y quiero ser esa mujer  que no duerma por tu vida,  la que despierte entre tus brazos  y sentirme segura contigo.
Ahora no estás aquí, ni el beso de la peli,  lates en mi corazón que solo sabe  decirte dos palabras: te quiero.




Cuatro palabras

Dime cómo tener el sabor de tus labios,  cuando la vida sea amarga,  si ambos estamos lejos,  si la noche sin ti se hace más larga.
Cuatro palabras bastan para reír,  "Peque déjame un beso", que me quiero dormir,  siendo de tu cuerpo, preso.
Dime cuántos caminos  trazo en el mapa del corazón,  los andaremos juntos,  quiero perder la razón.
En el sabor de tus labios,  con la ingenua locura,  que hoy entregan tus besos,  dejaré de ser mujer fruta madura.

VOLUNTAD

Imagen
Con toda mi voluntad,  te regalo mi tiempo, te cedo mis sonrisas,  y te tiendo mi mano.

Te pinto un mundo mejor,  donde puedas crecer  donde no falte casi nada.
Déjame que te ayude,  no quiero nada a cambio, 
de lo que te entrego.

Mi nombre es voluntario,  y doy por los demás,  lo que mi mente  y su vida, me pidan