lunes, 31 de julio de 2017

cruz violeta




En pedazos, está,
guardado en un cajón,
el último regalo,
de un negro corazón.

Inerte cruz violeta, 
de cristal de Murano, 
al cuello te colgaba,
mi último verano.

Eras da Boa Vila, 
del sueño inacabado 
solo mi boca sabe, 
cuánto te habré besado.

Ayer te hiciste añicos, 
ya no me queda nada, 
tan solo tus pedazos, 
y un alma derrotada.

San Antón nos quemó

Estaba escrito que esa noche de San Antón, no debía abrasarme. Elegí la distancia y la suerte. Tú quemaste en sus brasas nuestro inten...