Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014

El polvo de mi carne

Imagen
En mi almohada  te duermes acurrucado  siempre soñoliento.
La luna nos mira enamorados, soñando uno con otro.

Breves pasan las horas el sol nos oye despertar, un día para luchar nos espera, la vida nos separa.



Desde entonces sólo eres
recuerdo de una sombra,
cenizas de mi hoguera,
el polvo de mi carne,
lo que más ansío en vida.

La marca de mi piel,  que más conservo.


Sueño

Imagen
Me emborraché del dulce néctar de tus besos,


y me embriagué con el aroma de tu piel.

Caí rendida, a los pies de tus encantos.

Y al desmayarme entre tus brazos,


una estocada al corazón, me remató.


Vuela y vuelve.

Tu no lo sabes hermano,
pero desde tu infancia
no dejé de quererte.

Jugando con los indios y vaqueros,  con la play, con el lego, aprendiendo a soñar con una vida.
Hemos crecido juntos,
por caminos iguales y distintos,
pisando las arenas de la playa,
y las piedras que nos pone el camino.

Eres quien me ha enseñado  a ver la vida de otro color,  quién me ha visto llorar y me ha sacado una sonrisa. 
Y ahora que te vas,
iré tachando días hasta que tú regreses,
aprenderás más cosas de la vida,
y mientras volveré años atrás,
cuando aún no existías.

Eres una parte de mi,  el mejor regalo  que me pudieron hacer. 
Vuela, aterriza, aprende y vuelve,  que sin ti no seré hermana de nadie.

Así soy yo

Imagen
Soy ángel y demonio,  frío y fuego, sol nublado.
Soy niña y mujer,  mujer ardiente,  amante, despechada.
Rayo y trueno,  muerte y vida, letras y música.
Soy del Pilar y del Ebro,  de la Jota, y las Delicias,   del cierzo y la luna llena.


Soy tuya, sin ser de nadie,
hija de un ángel
y de un mes de verano.

Nacida entre la nieve del invierno,  soy fuerte roca de muralla  frágil como cristal que cae al suelo.
Soy lo que quieras que sea,
vestida por dentro,
con mi alma desnuda,
para mostrarme así
como me hicieron

A Peregrina

Imagen
Virgen Peregrina,
quien besara tus pies,
quien te pudiera
llenar de blancas flores.

Prometí ante tí y de rodillas, que llevaría a tu altar  miles de flores era uno de marzo, lo se.


Cuantas noches te recé junto a mi Pilarica, pidiendote volver, y no ha podido ser.
Virgen Peregrina,
guarda desde tu altar
a quienes me acogieron,
y ayudame a recuperarles.


Si vuelvo a la Alameda, a Praza da Ferrería, las calles más estrechas de Pontevedra                                                                  volverán a sentirme.
A la orilla del Lerez, recuerda Peregrina que pasaré ante tí a rezarte, Porque volver será un milagro.

Me enseñaste tanto... Amor

Imagen
Tú me enseñaste  a quererme, a creer  que una nueva vida era posible,  tú, sólo tú.
Tú me descubriste
un mundo nuevo de ilusiones,
y así es como volví a ser feliz.



Y hoy vivo sin ti
con todas mis fuerzas,
pensando que te amé y así crecí...

Volví a nacer,  creí que era posible convertirme  en una gran mujer.

En tus brazos me perdí   sin darme apenas cuenta  creí que volvería a ser  "esa mujer" que un día fui. Y tu lo conseguiste, amor
dándole cuerda a mi noble corazón.