Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

Hazme tuya, amor

Imagen
Tómame en tus brazos,  alma mía,  que sienta los latidos,  de tu corazón.
Llename de tu vida
con tus labios de miel,
con aquellas palabras de amor
que tú me dices.

                    Déjame que hoy me duerma                                                 recostada en tu piel,                               y que absorba el sudor de cada poro.


Y después bésame,
dame un beso en la frente,
en la boca, donde quieras, amor,
pero derríteme esta noche.

Dámelo todo, que seré tuya,  como rehén apresada de tu pasión,  y llévame a la gloria con tu cuerpo, amor.

O TREN DA MORTE.

9 da noite, do martes Da noite de Santiago O tren que marcha Madrid-Santiago.  Toma a curva de Angrois. E todo acaba.
A xente sae das casas da Vila.  A xente morre o tren morre nas vías.  Galiza chora, Galiza da a sua vida. O telexornal da cifras, non podo crer
 Eu so leo e choro.
 O tren polos aires.  Velocidade, noite, festa,  Festa que non se prende a Compostela.  Polo duelo da xente. 

As estelas do ceo de Santiago  Son as vidas dos morros o tren da morte.


Sempre na nosa mente. 
Siempre na curva de Angrois  Que eu pasei no mes de marzo.

Garrido, desgarrado

Imagen
Casi las cinco de la tarde,  sábado, 12 de julio, como hoy.  Fin de dos días de secuestro,  de agonía.

Dos tiros en la nuca,  lazo azul que se viste de negro,  lágrimas de rabia.
Herido de inconsciencia,  tu vida se apagó de madrugada.  Otra víctima más del terrorismo.
                                             Nadie se olvida,  todos te sienten, aunque la vida  es más dura que entonces.

Blanco, azul, negro,  Garrido, desgarrado,  punto y seguido en la memoria.

Pamplona, de blanco y rojo

Imagen
Pamplona de rojo y blanco,
con su Estafeta por la que
tantas veces caminé,
la Ciudadela, la Taconera..


Pamplona, tierra de amigos,  de buenas gentes.  Ciudad de Fueros, que no de afueras  pues cerca estamos.
Fuente de Navarreria,


Mercaderes, Plaza del Castillo.  Txupinazo, encierros, riau-riau,  peñas, un desayuno que da la vida.


Pamplona, vibras en fiestas,
y reposas en calma a su final.
Pobre de mí que en la cercanía te siento lejos.




De rojo y blanco me visto,  como lo hacen hoy tus gentes,  para honrar a San Fermín.