Los días son tan largos,
las noches tan eternas,
que si no estas tú aquí
no quiero pasarlas.

Soñar ya me da miedo,
caminar me asusta
y cada paso es un nuevo reto
para superar.

Te miro aunque no estás,
te siento cerca y lejos a la vez,
pero te siento,
porque eres tú mi sentido.

No quiero nada,
sólo tus manos para agarrar,
para saber que no me caigo aun,
que sigo viva.

Quiero que vuelvas,
que estés a mi lado,
que me ayudes a ser yo,
que me seques las lágrimas
y que mi corazón tenga cuerda aun
para quererte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras