Porque tres son multitud

Te di todo lo que pude
cuando hablamos en las noches,
te escuché mientras lloraba de dolor,
y poco a poco la amistad
la confundí con el amor

Expresé mis sentimientos, 
a tu corazón 
me dijiste que me amabas 
que era dueña de tu amor, 
y era todo una mentira 
que rompió mi corazón.

Mantuvimos la amistad 
mientras pudimos y tal vez, 
fue por mi culpa que murió, 
me importabas, te escribía, 
me fui a verte me quemé en tu piel...

Pero al irme de tu lado 
me cambiaste por tu amor de juventud, 
y dejé de ser tu amiga, 
por no herir tu relación, 
porque tres son multitud.

Yo lo hice por tu bien, no por rencor,
y hoy me duele no poder hablar tu y yo.
Pagaría por oírte un sólo instante,
por volver atrás y  hacerme más mujer,
por volar de tu mano a un mundo nuevo,
pero ya no quieres que te vuelva a ver.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras