Hazme tuya, amor

Tómame en tus brazos, 
alma mía, 
que sienta los latidos, 
de tu corazón.

Llename de tu vida
con tus labios de miel,
con aquellas palabras de amor
que tú me dices.

                    Déjame que hoy me duerma                    
                            recostada en tu piel, 
                             y que absorba el sudor de cada poro.


Y después bésame,
dame un beso en la frente,
en la boca, donde quieras, amor,
pero derríteme esta noche.

Dámelo todo, que seré tuya, 
como rehén apresada de tu pasión, 
y llévame a la gloria con tu cuerpo, amor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

VOLUNTAD

Labios abiertos