domingo, 18 de enero de 2015

Ciclogénesis

Alameda cubierta de hojas otoñales, 
¡Qué lejos has quedado!
lluvia que cala mis huesos.
Vago perdida desde la mañana
por una ciudad que desconozco. 


El mar a un lado, y al otro una pared.
¿Me tiro al agua, O escribo S.O.S en la pared?
No hay señales que indiquen las distancias,
ni gente para preguntar como llegar.


Llamo al viento por si oye mi lamento, 
y me responde con un rayo de sol,  
y la esperanza de encontrarme.


Mis pupilas te miran lacrimosas,
las hojas de la Alameda vuelan a nuestro paso.
Un beso mojado te recibe,
ciclogénesis pura en nuestros cuerpos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada