Cama doble



Echo de menos la cama para dos, 
que llenábamos de amor, 
en la que contábamos los miedos, 
y nos dábamos calor.

Echo de menos dormir con otro cuerpo, 
poder contar intimidades, 
decir lo que sentimos, todo cierto, 
amor, ternura, sexo, románticas noches.

Era tenue la luz, nos miràbamos 
y con eso, bastaba para decirnos todo, 
en un instante tú y yo supimos, 
que no podia ser de otro modo,

Quiero abrazarte, dormir contigo, 
que si me asusto me acompañes, 
que si hace frío serás mi abrigo, 
y si llueve, del agua me resguardes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras