Recordando

Con la misma ropa
de aquel entonces, incluso
con los mismos zapatos
gastados, de recorrer mundo.

Con tu tierra en el corazón
con recuerdos en la memoria,
llenando de poesía y confidencias
tanta distancia...

Tú sin apenas saber de mí,
me hiciste fuerte de nuevo, 
y aquí seguimos tiempo después
dibujando sonrisas.

Con la misma ilusión,
ya se que ahora puedo
decirlo en alto, amigo, gracias
por sostenerme siempre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras