Daños


No quiero hacer daño a nadie,
se lo que duelen las heridas,
a la madre, al amigo, al amor, a cualquiera.

Yo tengo heridas de guerras
que no he ganado, ni ganaré,
porque soy joven.
Heridas del pasado,
de cosas que una hizo mal,
o que se las hicieron y duelen.

Soy como soy, a veces buena
a veces algo peor que mala,
pero noble, y nunca quise herirte,
porque duelen donde no se ven.

Nunca olvidaré
quien me hizo crecer,
quien me hizo mujer,
quien está siempre al otro lado
y a esos no quiero hacerles daño
ni que nadie los hiera.
Porque son toda mi vida.


Comentarios

  1. Curiosamente, has puesto la imagen de Abacal, cuando ya estaba en el hospital grave. Pero no se había publicado nada de su problema. Que tenga suerte y supere las posibles secuelas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras