miércoles, 5 de febrero de 2014

Cuando cae el sol

Cuando bajaba el sol,
esperaba la hora de escribirte,
ese momento mágico del día
que me hacia vivir.

Yo decía que te quería,
tu no sabías que contestar.
Mi corazón moría de impaciencia,
buscando una señal para latir.


En esas noches sin estrellas
en las que tantas cosas nos dijimos,
confundimos la amistad, con el cariño,
el cariño con pasión,
y nos hicimos un lío en la razón.

Cada palabra tuya me atraviesa,
me confunde, me hace reír,
me hace ser valorada.
Ya no se sí me quieres, me amas,
me sueñas, me engañas.
Ya no se sí esperar, si escribir sí pensar.
Sí reír o llorar.

Te daré sí me lo pides, mi vida, 
mi cuerpo y mi razón, 
y sí me dejas te haré temblar, 
te dejaré sin aire.

Hoy me siento perdida, 
buscando en mis recuerdos 
todo lo que nos dijimos, 
tratando de acortar cada distancia. 

Y espero un día más a que anochezca
para que me hagas sentir mujer
como nunca nadie lo hizo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carrete de Nostalgia

Veo un trípode, un objetivo ajustado una cámara disparando, un captador de instantes...               Y me invade nostalgia,          ...