Mientras corra el reloj


Niebla nocturna, ojos marrones 
que se cruzan y se miran.
Que se iluminan 
mientras corre el reloj 
en su última noche.


Llueve sobre dos rostros que se aman.
Es un segundo, lo que dura 
ese beso fondente, que describe
en silencio, un mar de sentimientos,
alegrías y penas removidas.



Bajo la noche nos decimos adiós, 
y distanciados me resigno a perderte, 
te giras para verme, y me alcanzas, 
de nuevo es tu cuerpo el que me toca.


Quien pudiera detenerte, reloj,
en ese instante tan dulce,
beso de miel, labios de azúcar
canela en la piel.


Detente vida, para quedarnos juntos, 
una vida tras otra, hoy, mañana,
que me acojan tus brazos, 
y que nunca se rompan nuestros lazos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Pequeño Lucas

Cuatro palabras