Regalo del destiino






Mis pupilas se abrieron 
en la cálida noche 
y vieron ante si 
un bello paisaje.

No hablo de verdes montes, 
ni de playas desiertas. 
Me refiero a tu ser, 
amado mio.

Envuelta en el silencio 
te tomé de la mano
para caer en brazos de Morfeo 
y crear un onírico mundo.

                                                              
                                                                Mis pupilas se abrieron 
y te vieron, amor, 

como un regalo del destino.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras