Juventud madurada

Te miré con los ojos
de una mujer nueva,
y encontré un cielo azul
en tu mirada.


Y en ellos vi el amanecer 
de una juventud madura,
que yo tengo perdida.


Te miré con deseo,
con ansias de comerte por dentro,
de quedarme contigo.
Bailando.....


Bailamos, comimos, bebimos, 
sentimos, nos miramos 
y se acabó esa noche, 
como tantas otras,
con la luna diciéndonos adiós.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras