Besamé por Zaragoza

En la plaza del Pilar,
en La Seo, en el mundo,
rodeados de gente, bésame.

A la orilla del Ebro, 
en el puente de Piedra, 
donde hoy unos recién casados 
se besaban.

En un parque, 
bajo un árbol frondoso, 
en un banco, tumbados en la hierba.

Dame un beso en el cuello,
en la mejilla, en la boca,
bésame donde quieras,
y te dejo los labios
marcados en tu cuerpo.



Bésame esta noche, "por Zaragoza"
en un rincón oscuro,
en la puerta de casa,
en la plaza de la primera vez.

Como amor, como amigo, 
o siendo como la madre 
que besa un recién nacido.

Cuando amanezca o salga el sol, 
practiquemos el arte de besar, 
y que nos miren las estrellas.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras