La vida sigue


Así nos rompan el corazón mil veces, 
lo curaremos con betadine y tiritas, 
y si nos abren las heridas con sal, 
las coseremos con hilo de pescar.

Siempre tendremos un apoyo, 
una persona que escuche todo, 
un corazón dispuesto a reponernos 
porque así lo sentimos.

El frágil corazón, se endurece 
a estacazos y llora en silencio, 
busca refugio, descanso, cariño 
solo ser querido.

Así nos rompan el corazón, 
alguien sacará fuerzas innatas, 
para reconstruirlo de nuevo 
y que vuelva a latir. La vida sigue.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras