Soy espuma,
que se funde
    con el agua.

       Soy tu conciencia,
          tu peor pensamiento
tu más oscuro deseo.



       Soy ese sueño robado,
          los besos que perdiste,
              el abrazo eterno.

               Soy mía, con mi fuerza,
                   pasarán los años
              y pensarás que un día
                pude ser solo tuya.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras