sábado, 15 de marzo de 2014

Rosa Prendida

Rosa prendida,
roja de la pasión
de la sangre derramada.


Rosa clavada, 

en mi pecho por siempre
sin espinas en el alma
engarzada en el Cristo.


Hueles a incienso
a Cuaresma.
Eres rosa prendida
preciosa, escolapia.

Eres mía.
En cada pétalo un hermano
en cada hermano un sentir
y en mi recuerdo las horas
en que fuiste rosa infiel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

San Antón nos quemó

Estaba escrito que esa noche de San Antón, no debía abrasarme. Elegí la distancia y la suerte. Tú quemaste en sus brasas nuestro inten...