domingo, 25 de mayo de 2014

Shakespeare escucho...

Un día como hoy, pero martes,
unos labios hablaron, tan en bajo
que ni el aire les pudo escuchar.

Repítelo te dijo el aire, 
"te quiero" le dijiste.  
Sorbo de tónica, noche de estrellas.

Shakespeare escuchó a Romeo,
Julieta escapó tras él,
lluvia de besos, palabras.

Diez años después 
Romeo es aire, Julieta es luz, 
Shakespeare la mesa 
que los espera a los dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Coserte el alma

Que mis abrazos acallen tu pena y mis palabras te hagan volver a reír. Pagaría porque fueras feliz el resto de tu vida, viviría solo ...