sábado, 30 de agosto de 2014

Sueño



Me emborraché del dulce néctar de tus besos, 


y me embriagué con el aroma de tu piel. 

Caí rendida, a los pies de tus encantos. 

Y al desmayarme entre tus brazos, 


una estocada al corazón, me remató.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Coserte el alma

Que mis abrazos acallen tu pena y mis palabras te hagan volver a reír. Pagaría porque fueras feliz el resto de tu vida, viviría solo ...