viernes, 8 de agosto de 2014

A Peregrina

Virgen Peregrina,
quien besara tus pies,
quien te pudiera
llenar de blancas flores.

Prometí ante tí y de rodillas,
que llevaría a tu altar 
miles de flores
era uno de marzo, lo se.


Cuantas noches te recé
junto a mi Pilarica,
pidiendote volver,
y no ha podido ser.

Virgen Peregrina,
guarda desde tu altar
a quienes me acogieron,
y ayudame a recuperarles.


Si vuelvo a la Alameda,
a Praza da Ferrería,
las calles más estrechas de Pontevedra
                                                                 volverán a sentirme.

A la orilla del Lerez,
recuerda Peregrina
que pasaré ante tí a rezarte,
Porque volver será un milagro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada