Con la mirada perdida


Me miraba,
sabiendo que la vida se le iba
por todas las costuras.
Esbozaba a menudo una sonrisa,
sin reirse de nada, como obligada.

Recordaba su vida a pedazos
sólo algunas cosas
y siempre las mismas,
su memoria también se le escapaba
por alguna parte.

Es ya mayor, y no quiere creerse,
que ha vivido una vida.

Ayer ella miraba mi juventud
añorando la suya,
esperando a poder verme mañana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras