De madrugada

Aun era de noche, cuando he salido a la calle,
no había nadie,
se respiraba soledad por las calles,
que la ciudad había puesto para mí.

El frío entraba por cualquier sitio,
mis ojos se cerraban, por el sueño.
He visto salir el sol, amanecer,
en un cielo despejado de nieblas, matutinas.

Era de noche, y la ciudad
se empezaba a despertar
casi para mí sola. Esta mañana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras