Sonidos de domingo


Sonidos estremecedores,
que traen recuerdos, que retumban,
en la noche, en la mañana.

Tambores, no de guerra
sino de pasión,
manos heridas,
parches abollados.

Mañanas de domingo,
y de ensayo a la vez,
redobles de baqueta,
toques de corneta,
golpes secos de maza.

No se puede explicar con más afecto
lo que siento esos instantes,
que es si acaso emoción, amor
o tal vez devoción, por escucharte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Labios abiertos

Cuatro palabras